• +950 600 666
  • informatica@gruposaveres.com

Probamos la Honda CB 650 R

unnamed 12 - Probamos la Honda CB 650 R

En Almería esta disponible en Motomoción AF

unnamed 1 6 - Probamos la Honda CB 650 R

Lo primero que nos llamo la atención cuando fuimos a recogerla a las instalaciones de Motomoción AF fue su diseño, el rediseño del deposito, su precioso colin, el diseño del faro, la horquilla invertida Showa,  las pinzas radiales Nissin, etc. Un sin fin de detalles que hacen que esta naked no pase desapercibida ante los ojos de los moteros. Se percibe una sensación de calidad desde la primera mirada.

Honda ha logrado una moto que entra de lleno en la lucha por los usuarios de carnet A2 con ganas de tener una moto moderna, fácil, juvenil y competitiva.

Un sinónimo de las naked medias de Honda siempre ha sido “suavidad” y “dulzura”. La CB 650 R no iba a ser menos. A cualquier régimen de giro, las vibraciones son 0,0, lo que apoya su sensación de calidad.

El motor tiene unos bajos y un medio régimen buenos, y es a partir de 7.000 revoluciones donde entrega todo su potencial, sintiéndose muy elástico. No tiene una “patada” como tal pero sí que tiene potencia suficiente para divertirnos; podríamos decir que son 95cv muy bien llevados.

El dúctil funcionamiento de todos sus componentes la distingue como una moto Premium entre sus iguales, y si incorporas el cambio semiautomático accesorio como disponía mi unidad (solo válido para subir marchas), aún más. Es un “quickshifter” que te permite subir de marcha desde apenas superadas las 2.000 rpm, sin requerir regímenes más elevados como en otros modelos de este tipo.

No hay atisbo de brusquedad a la hora de abrir-cerrar-abrir a ningún régimen de giro del motor, todo lo cual constituye un plus para los que se decantan por la versión 35 kW como primera moto grande. 

La percepción de estar sobre una moto especial continúa cuando abarcas radios de acción de superior recorrido. La postura semi-erguida que era idónea en ciudad se puede convertir plácidamente en una más deportiva al salir a autovía para buscar tus carreteras favoritas.

unnamed 2 4 - Probamos la Honda CB 650 R
unnamed 3 3 - Probamos la Honda CB 650 R

El motor tiene unos bajos y un medio régimen buenos, y es a partir de 7.000 revoluciones donde entrega todo su potencial, sintiéndose muy elástico. No tiene una “patada” como tal pero sí que tiene potencia suficiente para divertirnos; podríamos decir que son 95cv muy bien llevados.

El dúctil funcionamiento de todos sus componentes la distingue como una moto Premium entre sus iguales, y si incorporas el cambio semiautomático accesorio como disponía mi unidad (solo válido para subir marchas), aún más. Es un “quickshifter” que te permite subir de marcha desde apenas superadas las 2.000 rpm, sin requerir regímenes más elevados como en otros modelos de este tipo.

No hay atisbo de brusquedad a la hora de abrir-cerrar-abrir a ningún régimen de giro del motor, todo lo cual constituye un plus para los que se decantan por la versión 35 kW como primera moto grande. 

La percepción de estar sobre una moto especial continúa cuando abarcas radios de acción de superior recorrido. La postura semi-erguida que era idónea en ciudad se puede convertir plácidamente en una más deportiva al salir a autovía para buscar tus carreteras favoritas.

Más Información: La Voz de Almeria
Javier Velasco